Parásitos Ancylostoma caninum (Ancylostoma caninum. Ercolani, 1859)

Ancylostoma caninum es un parásito de los canidos que se localiza en su intestino delgado, al que se fija por medio de una cápsula bucal, y se alimenta de la sangre de su hospedador. En ocasiones puede infestar al hombre de forma circunstancial, puesto que no podrá completar su desarrollo.

Los machos adultos miden hasta 12 milímetros de longitud, alcanzando las hembras los 16. El extremo anterior está curvado dorsalmente

Los huevos se desarrollan en el suelo y pasan por tres periodos larvarios antes de producir la infestación, por ingestión o por vía cutánea. También se produce infestación intrauterina y a través de la leche en los cachorros lactantes.

Este parásito puede causar la muerte en nuestros canes

Tiene 3 vías diferentes de infección hacia nuestras mascotas.

  • La oral, donde se produce la maduración, 3º muda en la glándula de la mucosa gástrica, mucosa intestinal y la 4º muda en la luz del intestino delgado respectivamente convirtiéndose así en adulto.
  • La percutánea, esta es referida que entra al organismo mediante la piel, una vez adentro se transporta mediante la sangre llegando a los pulmones donde se produce la 3º muda, después migran hacia el intestino, mediante la traquea, donde se convierte en adulta, 4º muda
  • La trans mamaria, las larvas de Ancylostoma caninum migran hacia las glándulas mamarias del can hembra, produciendo la infección a los cachorros en la ingesta de leche.

 Infecciones de Ancylostoma

Lo particular de este tipo de parásito es que se alimenta del epitelio del intestino delgado (yeyuno) como también de la sangre en una cantidad de 0.1 a 0.8 ml por dia para un parásito, para que logre beber sangre el parasito libera una enzimas cuya sustancias tienen un efecto anticoagulante por lo cual la sangre continuara saliendo durante un tiempo. entonces imaginemos que nuestra mascota tuviera una carga parasitaria de 150 A. caninum esto nos resultaria unos 120 ml de sangre que perdería nuestro animal produciendo un estado de anemia, perdida de la condición física, diarrea un colapso circulatorio y la muerte.

 Daño y síntomas


La infección con Ancylostoma puede ser especialmente grave en perros. Los gusanos producen un anticoagulante en la saliva para poder chupar sangre sin que coagule la herida. Al cambiar de sitio, la herida que dejan sigue sangrando, con las consiguientes hemorragias. Se produce pues anemia por pérdida de sangre que puede ser grave e incluso mortal. También suelen darse vómitos y diarrea negra, palidez de las mucosas, pelo desgreñado y seco, apatía. En animales jóvenes se perturba notablemente el crecimiento y el desarrollo. Las larvas migratorias en los pulmones pueden causar tos y neumonía.

Lo particular de este tipo de parásito es que se alimenta del epitelio del intestino delgado (yeyuno) como también de la sangre en una cantidad de 0.1 a 0.8 ml por dia para un parásito, para que logre beber sangre el parasito libera una enzimas cuya sustancias tienen un efecto anticoagulante por lo cual la sangre continuara saliendo durante un tiempo. entonces imaginemos que nuestra mascota tuviera una carga parasitaria de 150 A. caninum esto nos resultaria unos 120 ml de sangre que perdería nuestro animal produciendo un estado de anemia, perdida de la condición física, diarrea un colapso circulatorio y la muerte.

Las larvas pueden ocasionalmente infectar a los seres humanos a través de la piel, por ejemplo por andar con pies desnudos. Las larvas migrarán a través de la piel (larva migrans cutánea): dejan un rastro bajo la piel como de líneas rojas, que pican notablemente y a veces pueden abrirse e infectarse. De ordinario las larvas acaban muriendo en pocas semanas. Es bastante raro que estas larvas alcancen otros órganos en seres humanos.

El diagnóstico preciso de Ancylostoma exije el examen de materia fecal al microscopio para identificar los huevos, si bien no es fácil distinguir los huevos de Ancylostoma de los de otras especies de nematodos gastrointestinales.

Para el dueño del perro no es posible determinar un diagnóstico preciso sobre qué gusanos específicos afectan a su mascota, y por tanto qué medicamento debe emplear. Es ineludible consultar a un médico veterinario.

Prevención y control

Es muy conveniente evitar que las mascotas ingieran tierra u otra materia contaminada con huevos, pero muy a menudo esto es muy difícil de lograr. En criaderos y pensiones de perros es esencial cuidar la higiene y desinfección regular de las jaulas y locales donde están los animales, eliminar diariamente los excrementos, etc.

A las crías conviene tratarlas de modo preventivo con un antihelmíntico a partir de las 3 semanas, cada 2 a 3 semanas hasta los tres meses. Es muy recomendable tratar al mismo tiempo a las madres.

También es muy recomendable tratar a las mascotas adultas, aunque no haya crías, según la recomendación del veterinario en base a la situación epidemiológica local y a las condiciones particulares en las que vive la mascota (apartamento, casa con jardín, entorno rural, etc.). Si es posible y económicamente viable conviene hacer un examen de materia fecal (coprológico) para diagnosticar la presencia o no de éste u otros helmintos parásitos, antes de proceder a tratamientos preventivos o curativos.

Si se han adquirido un nuevo animal es muy recomendable tratarlo inmediatamente, y si posible obtener del propietario anterior el historial médico al respecto.

Todo esto es especialmente recomendable e importante en hogares donde hay niños que juegan con las mascotas y podrían fácilmente infectarse con huevos o larvas. Hay que educar a los niños a lavarse las manos antes de comer, a evitar el contacto con los excrementos de las mascotas, etc. También es muy recomendable que las mascotas se acostumbren a no defecar donde juegan los niños.

Animales con infecciones graves, además del tratamiento antihelmíntico pueden necesitar suplementos nutritivos ricos en proteínas y hierro para recuperarse de las secuelas de las hemorragias.

Antiparasitarios químicos

 

Como antiparasitarios contra Ancylostoma y otros nematodos se usan sobre todo antihelmínticos de amplio espectro como los benzimidazoles (p.ej. albendazol, febantel, fenbendazol), el levamisol, los endectocidas (p.ej. ivermectina, milbemicina oxima, moxidectina, selamectina) y la emodepsida.

Las tetrahidropirimidinas (pirantel, morantel) tienen un espectro menor pero también son eficaces contra estos nematodos.

La mayoría se están disponibles en forma de formulaciones

  • Orales sólidas tabletas, comprimidos, etc.
  • Orales líquidas  suspensiones, soluciones, etc.
  • Inyectables sobre todo ivermectina y levamisol
  • Pipetas o spot ons sobre todo la selamectina y la moxidectina

Algunos de estos compuestos no son eficaces contra las larvas migratorias. Por ello, a menudo se recomienda repetir el tratamiento a las 2 a 4 semanas, pues se supone que en ese tiempo la mayoría de las larvas en dormancia se habrán reactivado y vuelto susceptibles al antihelmíntico.

Consulte a un médico veterinario para obtener informaciones y recomendaciones más precisas adaptadas a las condiciones climáticas y epidemiológicas regionales.

 

 

 

 

Deja un comentario